En materia ambiental, México gasta más del doble en remedi

 

14 de Mayo del 2015

 

La directora del Programa Universitario del Medio Ambiente de la UNAM, Mireya Ímaz Gispert, señaló que en México se destina 14 por ciento del PIB para remediar problemas ambientales, mientras que el gasto para el cuidado del medio no pasa de 6 por ciento.

Durante la continuación del seminario El curso de la reforma energética, realizado en el Instituto de Investigaciones Económicas, apuntó que en materia de energía renovable el panorama mexicano es desolador y que la caída en los precios del petróleo dificulta aún más la transición energética.

Estábamos apostando al tema de las energías, incluso el discurso del calentamiento global, el cambio climático; México como paladín en la disminución del CO2, pero ese discurso ya está dejado de lado y estamos regresando al del país petrolero. Hay que acabarnos (el petróleo) antes de que se ponga más complicado el proceso de extracción, cuestionó.

Por su parte, Antonio del Río Portilla, director del Instituto de Energías Renovables, se pronunció por una planeación energética en el contexto de la sustentabilidad y también habló de lagunas para poder pasar a la transición energética.

Cuestionó que la reforma energética se justificara diciendo que había gases de efecto invernadero que teníamos que mitigar, y no veo que en ella haya algo en contra de eso.

Dijo que se debe generar conocimiento para tener un sistema encaminado a un desarrollo sustentable y la energía tiene que ser un eje para desarrollar una política ambiental.

Ímaz Gispert lamentó que México, a diferencia de otros países, no avance en capacidad instalada de energías renovables. En 2013, apuntó, se contabilizaba 43.6 por ciento en el mundo, pero en México no. Nos estamos quedando atrás en el tema de la transición energética y vamos a terminar como nos ha pasado en muchos otros temas: importando tecnologías, generalmente las que ya van de salida, porque son las más baratas.

Insistió en que en el país seguimos empeñados en la lógica del uso de los hidrocarburos, a riesgo incluso de la salud de las poblaciones, ya no por el tema de las emisiones, sino por el de la contaminación directa de sus acuíferos.

México, subrayó, “invierte más en remediar que en cuidar… Somos totalmente esquizofrénicos, vamos destruyendo y poniéndole un poquito de dinero como para parchar el asunto y esto tiene que ver prácticamente con todas las actividades que estamos desarrollando”, planteó.


http://www.jornada.unam.mx/2015/05/14/sociedad/039n1soc